BCR Consultores

La disputa interestatal por quedarse con el mayor número posible de inversiones en su territorio orilla a los gobiernos locales a ofrecer todo un portafolio de incentivos fiscales a las empresas que tienen interés por instalarse en México.

De acuerdo con cifras de ProMéxico, brazo de la Secretaría de Economía que se encarga de promover al país ante el público inversionista, en el 2013 se registraron al menos 22 diferentes estímulos al capital.

Los dos más empleados por las administraciones estatales son: reducción de impuestos y derechos estatales y una disminución del Impuesto Sobre la Nómina (ISN) para empresas que generen nuevos empleos. Ambos están en el catálogo de 25 entidades.

También destacan los incentivos especiales para proyectos de investigación y desarrollo tecnológico, la exención temporal de impuestos y derechos estatales, la exoneración del ISN a empresas de reciente creación y la reducción de los derechos que se generen del Registro Público de la Propiedad y el Comercio.

Otros beneficios son reducir el impuesto Predial y la exención del pago de licencia de construcción. Además, otorgan apoyo por detonar obras fuera del área metropolitana.

De las 32 entidades, 16 ofrecen al menos 50% de los 22 estímulos que enlista ProMéxico. Sonora tiene el portafolio más amplio. El estado oferta 21; sin embargo, la Inversión Extranjera Directa (IED) que recibió el año pasado fue por apenas 80 millones de dólares, que representa 0.2% del saldo neto nacional (35,188.4 millones de dólares). En tanto, del 2000 al 2013 captó 4,275 millones, es decir, 1.3% del saldo total en México.

Enseguida está Nuevo León, con 19 tipos de incentivos tributarios; Hidalgo, con 18; Baja California y Yucatán, con 17 cada uno, y Chihuahua, con 16.

En la lista también está Durango, Tlaxcala, Puebla, Aguascalientes, Jalisco, Sinaloa, Coahuila, Campeche, Nayarit y Quintana Roo.

 

REGULARÁN LA PELEA

El año pasado, el subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Miguel Messmacher, advirtió que la competencia por atraer IED entre las entidades federativas podría generar un deterioro en las finanzas estatales.

Por ello –dijo-, es necesario que exista una coordinación entre las administraciones locales para definir los rubros en los cuales se puede competir.

Al respecto, el gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez, comentó que sí deben existir incentivos a la inversión, pero acotados.

“Yo lo platiqué con el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo: Vale la pena que pongamos ciertos parámetros y rangos para no estar en un tipo de subasta para ver quién me da más y, al final de cuentas, mermar nuestros presupuestos”.

Esto -dijo- con el objetivo de evitar la canibalización de la inversión entre los estados.

También Carlos Lozano de la Torre, gobernador de Aguascalientes, en su momento destacó que presentó una propuesta a las secretarías de Hacienda y Economía para que los estados no canibalicen la IED.

“Tenemos el proyecto más grande del mundo de Nissan; se ofreció más de lo que se debía haber ofrecido, tuvo su costo y es algo que hemos platicado con el Presidente y los titulares de la secretarías de Economía y Hacienda”, externó.

La subdirectora general técnica de aregional, Flavía Rodriguez, reconocío que sí es necesario homologar los beneficios fiscales que se otorgan a nivel local: “Además de que igualas las condicones de competencia, evitas desequilibrios en las finanzas y dar más de la ganancia que deja una inversión”.

Ante ello, tal como lo publicó este diario el pasado 25 de noviembre, Francisco González, director de ProMéxico, comentó que durante este año México unificará todos los subsidios y apoyos que brindan los gobiernos federal y estatales para atraer IED.

 

EN PUERTA

La inversión de BMW es uno de los proyectos que actualmente están sobre la mesa. Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí e Hidalgo son los estados que buscan quedarse con ella.

 

 

Fuente: El Economista, sección Valores