BCR Consultores

México tiene un muy buen futuro, pues cuenta con un “horizonte bien planeado” y con una dirección adecuada, destacó el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

Durante su participación en la presentación del Aspen Institute México, que preside el ex rector de la UNAM, José Ramón de la Fuente, el funcionario opinó que las reformas estructurales aprobadas en el último año han sido una gran oportunidad y un logro para el país.

La tarea que queda, dijo, es que las leyes secundarias salgan bien, salgan sólidas, terminen mandando las señales correctas y los incentivos adecuados, y después que haya un buen proceso de implementación.

El banquero central precisó que si bien el camino no siempre es “lo suave y terso que uno quisiera”, en términos generales la direcciónque está tomando el país “es la adecuada”.

“Espero que sea cuestión de tiempo en que estas medidas que hemos tomado empiecen a generar señales mucho más claras y convencernos, sobre todo a nosotros los mexicanos, de que tenemos un muy buen futuro”, subrayó.

Sobre la economía mundial, Carstens argumentó que a seis años de que estalló la crisis financiera de 2008, “todavía no podemos declarar que el periodo de esta etapa de crisis ha sido superado”.

Para el funcionario, todavía tienen que deshacerse las políticas monetarias expansionistas implementadas por diversos países, entre ellos Estados Unidos, así como estabilizar las finanzas públicas, el cual es un proceso en marcha que tiene repercusiones en todo el mundo.

Refirió que la desaceleración económica y las medidas correctivas que toman los países avanzados afectan el crecimiento económico mundial y limitan el comportamiento de las economías emergentes.

Aclaró que si bien en un inicio los países emergentes salieron bien librados de las primeras manifestaciones de esta crisis, ahora tienen retos importantes, siendo el principal acelerar el crecimiento económicosin poner en riesgo su estabilidad financiera, en un escenario en el que pueden darse tasas de interés más altas.

 

En este entorno, el gobernador del Banxico se refirió a los tres pilares clave en los que tienen que fijarse los países emergentes.

El primero, dijo, es mantener los fundamentos macroeconómicos fuertes, lo que entre otras cosas quiere decir una inflación baja.

En el caso de la inflación de México, resaltó que el indicador haya bajado a 3.89% en la primera quincena de marzo, con lo que se ha venido superando el “shock” inicial de la reforma hacendaria, que elevó los precios al consumidor a 4.63 por ciento.

Ahora está debajo de 4%, que es el techo de objetivo inflacionario para todo 2014, lo que “es una muy buena noticia”, argumentó.

Además, los países emergentes también deben preservar la deuda pública a niveles sostenibles, lo que en el caso de México, el gobierno ha hecho compromisos para reducirla en el mediano plazo.

Indicó que hay que preservar la estabilidad del sistema bancario y ser prudentes en la manera en que se expande el crédito.

Destacó al respecto que los bancos en México tienen mucho espacio para contribuir al crecimiento económico, pero ello debe hacerse con prudencia.

Carstens mencionó que el segundo pilar es mantener la fortaleza del sector externo y tener la capacidad de enfrentar choques del exterior, y para el caso México cuenta con 250,000 millones de dólares de “parque” para ello.

Explicó que esta cantidad resulta de la suma de las reservas internacionales y la línea de crédito flexible por 73,000 millones de dólares que el país tiene con el Fondo Monetario Internacional.

Para el banquero central, el tercer pilar es encontrar la manera de cómo estimular el crecimiento sin perder la estabilidad macroeconómica, ni la fortaleza de la balanza de pagos, lo que en el caso de México lleva a las reformas estructurales, las cuales han sido una gran oportunidad y logro para el país.

“Cambiando la estructura de la economía mexicana la vamos a hacer más competitiva, vamos a aumentar la productividad, lo que debería de llevar también a una mejor distribución de ingreso”, aseveró

 

Fuente: El Economista, Sección Valores.